sábado, 30 de junio de 2012

Héctor Salgado - Toni Hill

Héctor Salgado es inspector de los Mossos d'Esquadra en Barcelona.

De origen argentino, hijo de español, llegó a España con 19 años. Separado de Ruth tras 17 años de matrimonio, tiene un hijo de 13 años, Guillermo.

Tiene 43 años. Vive en Poblenou, en la calle Pujades. Fuma y pese a ello le gusta correr. Tiene una inmensa colección de películas.

Mirada de perro triste, atrapado en su historia pasada y presente. En general es un buen hombre, pero en ocasiones pierde los papeles y reacciona con violencia, Eficaz, terco, a veces paciente, otras intolerante, puede llegar a ser bastante borde con sus compañeros mientras demuestra compasión por las víctimas. Evalúa rápido a la gente, tiene un gran instinto.

Trabaja en la Comisaría Central de Plaça Espanya y sus compañeros son:
  • El comisario jefe Lluis Savall, paternal, duro, se moja por los suyos sin descuidar la política.
  • La subinspectora Martina Andreu, casada y con dos hijos.
  • La agente Leire Castro, investigadora, novata, fue la primera de su promoción. Resolutiva y descarada, mueve las fichas por su cuenta ignorando el orden y la disciplina.
  • El agente Roger Fort, de Lleida, novato y bienintencionado, con la complexión de un jugador de rugby.

En "El verano de los juguetes muertos" el equipo investiga si la caída de un muchacho de un balcón ha sido un estúpido accidente o algo más.

En "Los buenos suicidas" se ocupan del presunto suicidio de la secretaria de unos laboratorios cosméticos que se ha arrojado al metro. Mientras, Leire, de baja prematura por maternidad, decide dedicar las seis semanas que le quedan de embarazo para buscar a la exmujer de Salgado, desaparecida hace 6 meses.


Comentario personal

Las novelas de Toni Hill resultan entretenidas y amenas, se leen del tirón. Las tramas son interesantes y bien resueltas, los diálogos bien construidos y los personajes son creíbles, ricos en matices. La sequedad de Héctor la compensa Leire, que me parece una protagonista más atractiva y humana.

Para comer: ensalada mixta, sepia en un mar de aceite, macedonia de frutas tristes.


Libros de Héctor Salgado

  1. El verano de los juguetes muertos, 2011
  2. Los buenos suicidas, 2012
  3. Los amantes de Hiroshima, 2014


El autor

Toni Hill Gumbao nació en Barcelona en 1966. Licenciado en Psicología. Ha trabajado como traductor. Publicó su primera novela en 2011.

Otros libros

domingo, 24 de junio de 2012

Roderick Alleyn - Ngaio Marsh

Roderick "Rory" Alleyn es superintendente del Departamento de Investigación Criminal de Scotland Yard en Londres.

Es muy alto y delgado, aspecto elegante y autoritario. De cabellos negros, ojos grises y rasgados que parecen de risa fácil. Boca firme. Voz profunda y clara.

Es muy educado. A veces se muestra muy humano y otras muy frío. Observador, tiene una gran memoria. Cree que la profesionalidad se basa en una infinita capacidad para advertir cada vez menos cosas con una eficacia cada vez más acertada. Le preocupan más la oportunidad y la conducta de los sospechosos que sus motivos.

Su esposa es la famosa pintora Agatha Troy, sencilla y más bien tímida. Encantadora y muy guapa. Ambos viven en Londres, cerca de Montpellier Square.

Alleyn fuma en pipa como su admirado Sherlock Holmes. Desayuna huevos, jamón y café. Come picadillo de pollo, ensalada, ¿mantequilla-queso? y cerveza. Le gusta el té fuerte y sin leche.

En "Un hombre muerto" un grupo de amigos se reúne en una mansión para participar en el juego del crimen. Uno de ellos debe representar el papel de asesino, elegir a la víctima y el resto averiguar quién es el culpable. Pero se produce un asesinato real y la policía local pide ayuda a Scotland Yard.

En "Manos enguantadas" un grupo de personas se reúne en una casa de campo para celebrar una fiesta y buscar un tesoro. A la mañana siguiente el cadáver de uno de ellos es encontrado en una zanja.

La trama de "Muerte entre bastidores" gira en torno al Dolphin, un teatro semiderruido en el South Bank de Londres. Peregrine Jay lo adora y tiene la oportunidad de su vida cuando es salvado de la muerte por su millonario propietario y recibe el encargo de restaurarlo y dirigir su actividad teatral. Un misterioso guante provoca un aparatoso asesinato y Alleyn deberá descubrir al culpable.

Comentario personal

Las novelas que he leído de Ngaio Marsh son similares. Tienen una interesante y larga primera parte, en la que se nos introduce en un ambiente, un grupo de ricos conviviendo en una mansión en el campo en las primeras, el mundillo del teatro en "Muerte entre bastidores". Estas introducciones son entretenidas y nos proporcionan un retrato afortunado de personajes y sus circunstancias. Luego se produce un asesinato y se convierten en las típicas novelas problema, en las que se nos explican los movimientos y coartadas de los sospechosos. Son un poco menos enrevesadas en la resolución que las de Berkeley o Innes, pero aun así estas segundas partes a mi se me hacen muy cansinas. Alleyn es simplemente un medio para resolver el crimen, descrito a pinceladas, su personalidad no es fundamental a las tramas.

Libros de Roderick Alleyn
  1. Un hombre muerto (A Man Lay Dead, 1934)
  2. Un asesino en escena / Ha entrado un asesino (Enter a Murderer, 1935) - Reedicción: 25 de enero 2017
  3. The Nursing Home Murder, 1935
  4. Extasis Mortal (Death in Ecstasy, 1936)
  5. Vino de muerte (Vintage Murder, 1937)
  6. Artists in Crime, 1938
  7. Los aristócratas también asesinan (Death in a White Tie, 1938)
  8. Preludio trágico (Overture to Death, 1939)
  9. Death at the Bar, 1940
  10. El crimen del ascensor (Death of a Peer / Surfeit of Lampreys, 1940)
  11. La muerte y el lacayo bailarín (Death and the Dancing Footman, 1941)
  12. Colour Scheme, 1943
  13. Died in the Wool, 1944
  14. Cae el telón (Final Curtain, 1947)
  15. Una corona para el muerto (A Wreath for Rivera / Swing, Brother, Swing, 1949)
  16. Noche de estreno / El teatro fatídico (Night at the Vulcan / Opening Night, 1951)
  17. Spinsters in Jeopardy / The Bride of Death, 1953
  18. El caso de la trucha salvaje (Scales of Justice, 1955)
  19. La muerte de un payaso (Death of a Fool / Off with His Head, 1956)
  20. La muerte vino cantando (Singing in the Shrouds, 1958)
  21. Falso perfume (False Scent, 1959)
  22. Manos enguantadas (Hand in Glove, 1962)
  23. Dead Water, 1963
  24. Muerte entre bastidores (Death at the Dolphin / Killer Dolphin, 1966)
  25. Un asesino a bordo (Clutch of Constables, 1968)
  26. Chantaje en Roma (When in Rome, 1968)
  27. Atado con cintas (Tied Up in Tinsel, 1972)
  28. Tan negro como lo pintan (Black As He's Painted, 1974)
  29. Last Ditch, 1976
  30. Grave error (A Grave Mistake, 1978)
  31. La foto en el cadáver (Photo Finish, 1980)
  32. Light Thickens, 1982
Historias cortas
  • Death on the Air, 1936
  • Conozco la salida (I Can Find My Way Out, 1946)
  • Chapter and Verse: The Little Copplestone Mystery, 1974
  • Roderick Alleyn - ensayo biográfico
  • Portrait of Troy - ensayo biográfico
Contenidas en Death on the Air and Other Stories, 1989


Series y películas de televisión de Roderick Alleyn
  • Death in Ecstacy, 1964. Episodio de la serie Detective. Reino Unido. Director: Shaun Sutton. Intérprete: Geoffrey Keen (Alleyn)
  • Artists in Crime, 1968. Episodio de la serie Detective. Reino Unido. Director: Roger Jenkins. Intérpretes: Michael Allinson (Alleyn), Tracy Reed (Agatha Troy)
  • Ngaio Marsh's Opening Night, Vintage Murder, Colour Scheme, 1977. 3 películas para TV. Nueva Zelanda. Directores: Brian McDuffy, Peter Sharp. Intérprete: Patrick George Baker (Alleyn)
  • Alleyn Mysteries, 1990 - 1994. Serie de TV de 9 episodios. Reino Unido. Intérpretes: Patrick Malahide (Alleyn), Belinda Lang (Agatha Troy)

La autora

Edith Ngaio Marsh nació en Fendalton,Christchurch, Nueva Zelanda, en 1895. Su padre fue un inmigrante inglés que trabajó como empleado de banca y su madre, nieta de colonos, una actriz amateur. El nombre Ngaio fue elegido por su tío, es de origen maorí y significa "Reflejos en el agua". No la inscribieron en el registro hasta cinco años después de nacer y como no estaban seguros del día de su nacimiento celebraban su cumpleaños en la misma fecha que el de Shakespeare.

En 1906 la familia se trasladó a Marton Cottage en Cashmere donde la autora viviría hasta el final de su vida.

Estudió en el St. Margaret's College, dirigido por la Iglesia de Inglaterra. Publicó algunos relatos en la revista del colegio y ganó premios por sus poemas y su prosa. A los 15 años comenzó estudios de pintura en la escuela de arte Canterbury College, donde permaneció 5 años. Luego trabajó como actriz en las compañías de teatro de Allan Wilkie Shakespeare Company y Rosemary Rees Comedy Company. Su novio de juventud murió en la I Guerra Mundial.

Durante los años 20 se dedicó a la pintura y expuso su obra junto con otros siete pintores de Christchurch, la mayoría mujeres, llamados "The group".  En 1928, con 33 años, viajó a Inglaterra y abrió con Mrs. Tahu Rhodes un negocio de decoración de interiores en Knightsbridge. Allí escribió su primera novela entre 1931 y 1932 que se publicaría en 1934. En 1932 su madre enfermó y en 1933 Ngaio se embarcó de vuelta hacia Nueva Zelanda. Durante los siguientes años cuidaría de su padre.

En 1937 volvió a Inglaterra y viajó por Italia, Alemania, Austria… en coche con un grupo de amigos. Durante la II Guerra Mundial trabajó en la unidad de transporte de la Cruz Roja. A partir de 1942 produjo y dirigió varias obras de Shakespeare en el Canterbury University College Drama Society. Tras la muerte de su padre en 1948 volvió a Inglaterra donde montó "Seis personajes en busca de un autor" de Pirandello.

Fue nombrada Dame Commander of the British Empire en 1966 por su contribución a la literatura y al teatro. Recibió el título de Grand Master Award de la organización Mystery Writers of America en 1978. Se la considera una de las cuatro reinas del crimen junto con Agatha Christie, Dorothy L Sayers y Margery Allingham.

No se casó ni tuvo hijos. Hubo rumores acerca de su supuesto lesbianismo por su amistad con Sylvia Fox, amiga, compañera de viaje y vecina, que ella siempre desmintió.

Murió en Christchurch, Nueva Zelanda, en 1982.

Otros libros

No ficción
  • New Zealand, 1942 - con R M Burdon
  • A Play Toward: A Note on Play Production, 1946
  • Play Production, 1948
  • Perspectives: The New Zealander and the visual arts, 1960
  • New Zealand: A Nation's Today Book, 1964
  • Black Beech and Honeydew, 1965 – autobiografía
  • Singing Land, 1974

martes, 19 de junio de 2012

Walt Longmire - Craig Johnson

Walter "Walt" Longmire es el sheriff del pueblo de Durant, situado en las faldas de las montañas Big Horn en el ficticio Condado de Absaroka, Wyoming.

Su padre era el herrero del pueblo. Ha vivido en el condado toda la vida salvo cuando pasó por la Universidad de California Sur y fue policía militar de los marines en Vietnam en 1966.

Estuvo casado durante 25 años, su mujer murió hace cuatro. Tiene una hija, Cady, que trabaja como abogada en Filadelfia.

Tiene más de 50 años. Mide unos dos metros, pesa 115 kilos. Tiene unos ojos grandes, color gris oscuro, mentón promonente. Viste abrigo de piel de borrego, pantalones vaqueros y sombrero de cowboy. Usa un Colt 1911 a1.

Lleva trabajando como sheriff 25 años. Su mente funciona como una balsa de agua, trabaja mejor una vez que las cosas se posan en el fondo. Su método de investigación consiste en seguir las pistas y si no encuentra nada vuelve a empezar. Nunca olvida ni perdona.

Sus ayudantes son:

- Victoria "Vic" Moretti. Una ex-policía de Filadelfia que se trasladó al pueblo a causa del trabajo de su marido. Piel aceitunada, pelo negro y corto, ojos color oro bruñido. Tiene el cuerpo de Salomé y la boca de un cocodrilo de agua salada.

- Ruby, recepcionista. Tiene 65 años, es alta, delgada, directa, con ojos azules que tienden a poner a la gente nerviosa.

- Lucien Connally, el antiguo sheriff, les echa una mano de vez en cuando.

Su mejor amigo es un indio cheyene, Henry Oso en Pie. Es el dueño de El poni rojo, uno de los pocos bares del pueblo.

En "Fría venganza" investigan el asesinato de un chico implicado hace años en el caso de violación de una chica cheyene.

En "Una muerte solitaria" una mujer ha muerto en una residencia de ancianos, aparentemente es una muerte natural pero Lucien le pide a Walt que la investiguen. Algunos hechos del pasado comienzan a salir a la luz mientras el sheriff investiga sobre la fallecida y su familia.

Comentario personal

Me ha gustado mucho este personaje. Los libros están muy bien escritos. El protagonista es un hombre con grandes valores y un sentido del humor fino e irónico. Es interesante poder descubrir junto a él la vida en un pueblo pequeño, los cotilleos, la convivencia con los cheyenes o la historia de la comunidad vasca de Wyoming en el segundo libro. Sin embargo en "Fría venganza", la investigación me ha parecido un tanto tediosa, tarda en arrancar. Tampoco destaca la de "Una muerte solitaria", son más interesantes las relaciones personales de los protagonistas y las pequeñas historias.

Para desayunar bizcochos con salsa picante y café o gachas, bacon canadiense y huevos fritos en La Abeja Hacendosa. Tortitas preparadas por los bomberos en "El día de la tortita". Gofres con sirope de arce, azúcar glas y fresas. Para comer: pollo a la Brookville, hamburguesa con patatas fritas y té helado, sándwich de mortadela de aceitunas con queso y mayonesa y cerveza de raiz Barq's, truchas recién pescadas fritas con mantequilla y harina de maiz. Para cenar: pasta con salsa de espinacas, tomate, almejas y mejillones o Ga xao xa ot, un plato vietnamita cocinado por Henry. De postre: tarta de manzana con helado de vainilla o ruggelach (una especie de croissant cuya masa está hecha de harina, mantequilla, sal, crema agria o queso). Como acompañamiento ron caliente con mantequilla, azucar, clavos y nuez moscada.


Libros de Walt Longmire
  1. Fría venganza (The Cold Dish, 2004)
  2. Una muerte solitaria (Death Without Company, 2006) 
  3. Castigo para los buenos (Kindness Goes Unpunished, 2007)
  4. Los mocasiones de otro hombre (Another Man's Moccasins, 2008)
  5. El caballo negro (The Dark Horse, 2009)
  6. Junkyard Dogs, 2010
  7. Hell Is Empty, 2011
  8. As the Crow Flies, 2012
  9. A Serpent's Tooth, 2013
  10. Any Other Name, 2014
  11. The Spirit of Steamboat, 2013
  12. Dry Bones, 2015
  13. An Obvious Fact, 2016
Novelas cortas y relatos:

   7.5. Divorce Horse, 2012
   8.5. Christmas in Absaroka County, 2012
   8.6. Messenger, 2013
          The Highway Man, 2016
  • Wait for Signs, 2014 - colección de relatos

Serie de televisión
  • Longmire, 2012 - 2015. Serie de TV de 43 episodios. EE.UU. Director: Christopher Chulack y otros. Intérpretes: Robert Taylor (Longmire), Katee Sackhoff (Vic)




El autor

Craig Allen Johnson nació en Huntington, West Virginia, EE.UU., en 1961.

Creció en Cabell County, se graduó en la Marshall University. Estuvo vagabundeando unos años, trabajando en la construcción y como cowboy. Estudió Escritura de guiones en la Temple University de Filadelfia. Trabajó dos años como policía en Manhattan.

Actualmente vive con su mujer, Judy, en compañía de sus perros y caballos, en un rancho en la confluencia de los arroyos Clear y Piney, cerca del pequeño pueblo de Ucross, Wyoming.

Web del autor: www.craigallenjohnson.com (en inglés)

miércoles, 13 de junio de 2012

Michel de Palma - Xavier Marie Bonnot

Michel de Palma, el Barón, es inspector de la Brigada Criminal de la Policía de Marsella, Francia.

Nació en Marsella. Su padre y su abuelo fueron marineros. Lleva 25 años en la policía. Trabajó cinco años en París, luego volvió a su ciudad natal y trabajó dos años en estupefacientes.

Tiene 47 años. Perfil aguileño, mide 1,85, tiene aire de corredor de fondo y andares de caballero triste.

Le apodan el Barón por su fría inteligencia y su calma. Es el mejor y lo sabe. Nunca deja un caso sin resolver. Es un cazador de caza mayor, un obseso de la investigación. Lee libros de criminología. Intenta conocer a los asesinos. No deja nada al azar. Anota todo lo relativo a sus investigaciones en un bloc cuadriculado, lo importante y lo insignificante. Es un hombre torturado. Paranoico, padece insomnio y en ocasiones se muestra violento con testigos y compañeros. Su mujer le abandonó hace un mes por encontrarle cada vez más solitario y extraño.

Vive en La Capelette, el barrio más feo y pobre de Marsella. Le gusta la ópera y pescar.

Su amigo del alma y compañero es Jean-Louis Maestre, el Gordo. Extremadamente delicado pese a su apariencia de oso.

Sus compañeros son Maxime Vidal, un policía joven y Anne Moracchidi, la única mujer de la Brigada Criminal. Su jefe es el comisario Paulin, un hipócrita que busca el ascenso y el traslado a París.

En "La primera huella" investigan una serie de macabros crímenes mientras las bandas realizan ajustes de cuentas en Marsella, una ciudad con barrios infectos en el centro y cuya burguesía habita en lo alto de la ciudad.

Comentario personal

La primera novela de Bonnot me ha parecido aburrida. Su personaje principal de cartón piedra, demasiado pagado de si mismo, atormentado y sin sentido del humor.

Para comer: pastel de manzana rancio. Para beber: Bourbon y Ricard.


Libros de Michel de Palma
  1. La primera huella (La première empreinte, 2002)
  2. La bestia (La bête du marais, 2004)
  3. La voix du loup, 2006
  4. Les âmes sans nom, 2009
  5. El país del olvido (Le pays oublié du temps, 2011)


El autor

Xavier-Marie Bonnot nació en Marsella, Francia, en 1962. De pequeño su padre le contaba relatos policíacos de su invención. Estudió y se doctoró en Historia y realizó un master en Literatura francesa. Trabajó como figurante en la Ópera de Marsella. Dirigió diversos documentales para la televisión. Desde 1992 vive en París. Publicó su primera novela, La primera huella, en 2002.

Está casado y tiene tres hijos.

domingo, 10 de junio de 2012

Feria del Libro de Madrid 2012

Del 25 de mayo al 10 de Junio ha tenido lugar la Feria del Libro de Madrid.

Como en otras ocasiones reutilizo la entrada para contaros mis andanzas por la feria.


El domingo 27 de mayo me di la primera vuelta. Pude saludar a Luis Gutiérrez Maluenda, que me dedicó su última novela, Un buen lugar para reposar, y a su editor Gregori Dolz que me comentó que a final de año publicará la próxima novela de Susana Hernández. Me encontré con Manuel Rodríguez de Sábados Negros en la caseta de Estudio en Escarlata donde Juan Salvador y familia trabajaban como locos. Compré el penúltimo de Donna Leon que tenía pendiente.

El sábado 2 de junio, pasé corriendo por la caseta donde firmaba Toni Hill que me confirmó que el próximo libro de la serie de Héctor Salgado no salía hasta el 21 de junio.

Me dirigí al Pabellón del Banco Sabadell, donde Maurizio de Giovanni charló con Lorenzo Silva sobre su obra. Fue un encuentro genial que os conté aquí.

Tras una comida con alguno de los habituales del blog: Ex-anónimo Javi, Natalia D, José María y Loquemeahorro, donde hablamos de novela policíaca y de todo lo divino y lo humano, estuvimos paseando.

José María saludó a Maruja Torres que le firmó sus dos ejemplares de Diana Dial. José María comentó algo que yo desconocía, que es la misma protagonista de sus libros Oh, es él y Ceguera de amor. Maruja nos dijo que estaba invitada a la Semana Negra de Gijón y nos reveló sus ideas para la tercera entrega.

  
Luego en Estudio en Escarlata vimos a Gianrico Carofiglio, me compré y me dedicó Las perfecciones provisionales.




Saludamos a Jesús Egido, editor de Rey Lear y Reino de Cordelia, que ha publicado hace poco Una semana de lluvia, un libro de la serie de Plinio de Francisco García Pavón y La canción del perro de los personajes Tromp Kramer y Michael Zondi de James McClure.



También me presentó José María a Enrique Redel, editor de Impedimenta, que nos confirmó que publican el próximo libro de Edmund Crispin, El canto del cisne, en octubre. Y a Javier Márquez Sánchez que firmaba Letal como un solo de Charlie Parker y nos contó que ya estaba escribiendo la segunda parte.

Preguntamos en Libros del asteroide si tenían previsto publicar alguna de Malet y nos dijeron que no.

Sin embargo en Salamandra sí nos confirmaron que tendremos un próximo Montalbano a finales de junio.

Ojeamos en Akal la colección ¡Bang,Bang, estás muerto!. Cuatro volúmenes editados por Moncho Alpuente y Luis Conde Martín, que recogen lo mejor de las novelas de quiosco publicadas en España entre los años 40 y 60. También El almirante flotante, una joyita escrita por el Detection Club: Dorothy L. Sayers, Agatha Christie, Chesterton y Anthony Berkeley, que no había sido publicada hasta ahora en nuestro país.

Y en El Aleph nos hablaron de una nueva serie de Georges Flipo con una comisaria francesa que se llama Vivien Lancier y acaban de publicar dos libros: A la comisaria no le gustan los clubs de vacaciones y A la comisaria no le gustan los versos.

Fue imposible saludar a Mendoza, tanto por la mañana como por la tarde hordas de fans copaban sus casetas.

Nos acercamos a la presentación de Carofiglio de su último libro El silencio de la ola, pero estaba lleno de gente y no pudimos entrar.

Finalmente Loque se hizo con dos ejemplares de El hematocrítico del arte, que aunque no tiene nada que ver con la temática de este blog, os recomendamos de todo corazón.

miércoles, 6 de junio de 2012

Feria del Libro de Madrid 2012: Encuentro entre Maurizio de Giovanni y Lorenzo Silva

Esta charla tuvo lugar el 2 de junio de 2012 a las 13:00 horas en el Pabellón del Banco Sabadell de la Feria del libro de Madrid.

Arrancó el acto David Scalmani, agregado cultural del Instituto Italiano de Madrid, presentando a Maurizio de Giovanni.

Su personaje, el comisario Ricciardi, nació en el cuento "I vivi e i morti" (Los vivos y los muertos), que ganó un premio para autores emergentes. Este relato sería la base de El invierto del comisario Ricciardi que se publicó en 2007. Las novelas transcurren en los años 30 en Nápoles. Tras el invierno se han publicado la primavera, el verano, el otoño, la navidad… Sólo las dos primeras han sido publicadas en español por Lumen. Lorenzo Silva es el conocido autor de la saga de Bevilacqua y Chamorro, aunque no sólo escribe novela negra ¿Cuál es tu último libro?

Lorenzo Silva: Niños feroces como novela y Los trabajos y los días como miscelánea. También he reeditado Laura y el corazón de las cosas.

Quiero dar la bienvenida a Maurizio que estuvo con nosotros el pasado Getafe Negro en colaboración con el Instituto Italiano de Madrid.

Yo también quiero hacer una introducción a la obra de Maurizio desde mi experiencia. Cuando me hablaron de un comisario con facultades para ver a los muertos pensé ¿esto qué es? No soy nada esotérico, los zombis me dejan frío, me interesa la realidad. Me sorprendió la habilidad con la que Maurizio teje su discurso, como consigue hacer creíble "el asunto", la facultad que hace a su protagonista percibir las últimas palabras de los muertos. Lo inserta en el relato de un modo natural, nada aparatoso.

También me gustó que sus libros transcurrieran en Nápoles, adoro esa ciudad, estuve allí en diciembre y volveré pronto para asistir a un concierto de Franco Battiato. Un Nápoles en los años 30 que presenta de una manera maravillosa.

Es un autor al que merece la pena leer porque escribe bien, es un gran escritor que traza sus libros con gran detalle. La novela negra no sólo consiste en poner un muerto sobre la mesa y dar vueltas en torno a ello.

Es más fácil ambientar una novela en la realidad contemporánea ¿por qué escogiste los años 30 y la época fascista?

Maurizio de Giovanni comienza su intervención disculpándose por no llevar chaqueta, ha traído una pero no se la puede poner con este calor. Agradece al Instituto Italiano que le haya vuelto a invitar. Estuvo en Getafe Negro donde pudo encontrarse con unos amigos un poco diferentes a los que se encuentra en otros foros.

He elegido los años 30 por dos razones. La primera de ellas fue la casualidad. Mi personaje nació durante un concurso en el café Grambrinus, que es de estilo Liberty. También estaba bebido por culpa de las invitaciones de los patrocinadores.

La segunda razón es que odio la policía científica: CSI, NCIS, a todos los forenses, las marcas de sangre… me aburren. Situando la acción en los años 30 no tengo que escribir sobre esto. Me baso en la pasión, en los sentimientos. Ahora es difícil saber quién es el culpable, hay muchas pruebas y la falta de ellas o la contaminación puede ser utilizada para exculpar a los auténticos culpables. En mi ciudad, Nápoles, todos los crímenes están contaminados. Todo el mundo toca algo, se lleva algo.

L.S. Siento algo similar sobre lo que comentas pero quiero insistir sobre un punto, tu investigador trabaja en un cuerpo de seguridad de un estado totalitario.

M.d.G. El problema está en cómo nosotros leemos el pasado, en función de lo que ha pasado después y con una interpretación política. La gente que vive su vida en esa época percibe el poder a lo lejos, tanto físicamente como en su intimidad. Están preocupados por sobrevivir. El fascismo había tomado posesión del poder pero estaba lejos de la gente.

Siempre digo que mi ciudad es la única de América del Sur que no está en América del Sur. Existe una relación muy fuerte con la muerte. En 1656 una epidemia de peste arrasó Nápoles, murieron 500.000 personas de una población de 750.000, dos de cada tres. Los cadáveres fueron arrojados a una mina llamada Sanità, separados en trozos, por una lado los fémures, las costillas, las cabezas, llamadas Capuzzelle. Cuando las familias iban a buscar a sus muertos lo único que podían hacer era elegir una calavera con un tamaño similar al de su familiar. Esta capuzzelle se ponía al cuidado de una mujer joven de la familia, que se encargaba de limpiarle el polvo y contarle los problemas familiares. Se suponía que la cabeza daba consejos en sueños a la joven y ella los transmitía a los demás. Si acertaba, le llevaban flores, si se equivocaba, la cambiaban por otra. Este osario permanece en el cimitero delle Fontanelle al Quartiere Sanità, allí todavía se guardan las cabezas "buenas".

Es imposible escribir una novela, aunque sea hiperrealista, sin tener en cuenta la muerte. El protagonista no habla con los muertos, sólo escucha su comentario final. Esto no siempre le ayuda, a veces le distrae. Actualmente evitamos las emociones fuertes, cambiamos de canal, cerramos el periódico. Mi personaje no puede.

D. S. ¿Tiene alguna relación tu personaje con el de Carlos Emilio Gadda cuyas historias suceden también en los años 30 en Roma? ¿Ha influido en el tuyo?

M.d.G. Este autor es un pilar de la literatura italiana, es una maravilla leerlo y se me calienta el corazón de pertenecer a la misma cultura de quien ha escrito de ese modo. Pero la II Guerra Mundial cambió los valores. El beneficio se convierte en lo principal y es imposible escribir de la misma manera antes y después.

El respeto por el muerto es muy importante. En la ficción el muerto también necesita respeto. Su muerte significa dolor para todos los que le han conocido para los que le hubiera querido si hubiera vivido. Hasta los asesinos quedan marcados para siempre. Tienes que recordar el dolor. No se si mis novelas son buenas, ni siquiera si se escribir, pero esto es algo que intento mostrar.

L.S. Nos olvidamos de las víctimas muchas veces. Al contrario de lo que piensan muchos, los policías no se insensibilizan frente al dolor. La mayoría son gente cuya empatía les permite seguir trabajando pese a las dificultades que encuentran.

Hubo un momento en que intenté reducir las posibles motivaciones de los criminales a tres: el odio, el interés y el miedo. Pero luego llegó Maurizio de Giovanni y las redujo a dos: hambre y amor.

M.d.G. En los años 30 no existía el crimen organizado de la mafia. Ricciardi ve en el hambre y la corrupción del amor las dos pasiones que mueven todo. Viaja como un salmón, hacia atrás. Parte de la pasión alterada que ha llevado al homicidio y se remonta a la pasión antes de corromperse.

D.S. ¿Y la locura?

M.d.G. La locura es un elemento extraño, no tiene razón. Hace poco he publicado una novela ambientada en la actualidad: Il metodo del coccodrillo, que probablemente saldrá en España en Navidad. Trata sobre un loco, pero no es irracional, tiene una motivación: la venganza. Cada siete años leo El Conde de Montecristo, es una gran novela sobre la venganza, convertida en razón para vivir. Junto con Cien años de soledad y El amor en tiempos de cólera de García Márquez, La milla verde de Stephen King y La trilogía de la ciudad de K de Agota Kristof, constituyen mis libros de cabecera.

L.S. Me gusta el planteamiento de cómo los sentimientos positivos se convierten en negativos. Me llama atención la presencia de los "serial killers" en la literatura americana. En la realidad española sólo ha habido dos casos de asesinos en serie: el arropiero y el asesino del naipe. ¿Existen en Italia?

M.d.G. El asesinato en serie es un problema del bienestar. Cuando no existe un motivo real un asesino aleatorio da miedo. Así ocurre en Estados Unidos o el año pasado en Noruega. Cualquiera puede ser su víctima potencial. En nuestros países, España, Italia, Grecia… no hay tanto bienestar, los asesinatos no son irracionales ni indiscriminados.

L.S. El asesino del naipe estaba resentido por haber sido expulsado del ejército, no tenía trabajo y decidió utilizar a los inmigrantes como chivo expiatorio.

Me interesa mucho la vida personal del investigador, lo que no tiene que ver con su trabajo. La familia de Ricciardi y sus relaciones son un poco peculiares ¿cómo llegaste a plantearlo así?

M.d.G. Yo no planteo nada, me lo paso muy bien escribiendo. Sólo decido quién muere, quien es el asesino y quién lo parece. El resto lo creo sobre la marcha. Es como una fórmula algebraica sin solución que creo sin resolver, pongo el = y comienza todo. Al personaje le otorgo una edad, una salud, un contexto social pero luego se mueve solo.

Ricciardi tiene miedo al amor porque sabe donde puede terminar. En su vida, como en la de todos, hay dos mujeres. La que nos es fiel y nos cuida y aquella de la que nos enamoramos porque es más extraña. A su vez cada una de las mujeres tiene otras dos personas. Nadie está seguro.

Se abre el turno de preguntas del público y le preguntan cual es su mecanismo para enfrentarse a una página en blanco.

M.d.G. Más bien sufro el problema de la página llena. Me aburriría si supiera lo que voy a escribir. Sería un coñazo (no se como traducirá esto la traductora). Lo divertido es ver lo que sucede. Tienes que liberar a la historia y saber hasta dónde va a llegar. Es parecido a vomitar (esperando que salga algo mejor). Hay algo dentro, lo echo y luego no lo vuelvo a leer. En mi caso lo hacen mi mujer y mis editores. Una vez termino, no puedo mejorar, no puedo añadir nada a mi pasión.

L.S. Coincido en lo sustancial, aunque planifico y corrijo más que tu. A veces tu propio texto está lleno de misterios. Corregir me resulta divertido, cambiar un nombre, un adjetivo, encontrar la mejor manera de decir algo a lo que llevabas tiempo dándole vueltas tras varias relecturas.

Yo tampoco tengo problema con las páginas en blanco, es un falso problema. El símil del vómito es bueno. No hay que forzarse a vomitar. Hay que escribir cuando hay algo que decir, si no es una maldad obligarse a hacerlo. A mi no me faltan historias, me falta tiempo para contarlas.

Público. La novela negra ha sido la hermana pobre de la literatura ¿Creen que es posible hacer buena literatura y buena novela negra?

M.d.G. Ayer cenaba con una escritora que ha escrito doce novelas negras, ha vendido de cada título unos 2.000 ejemplares. Ella siempre decía que si quería vender escribiría una novela negra, pero lo hizo y vendió lo mismo.

Cada uno cuenta lo que le sale. Somos miedosos, escribimos para echar fuera nuestros miedos. Sabemos que nunca ganaremos un gran premio literario, pero seis de cada diez libros que se venden son policíacos. El lector se reconoce en nosotros.